Bali

De madrugada aterrizamos en Bali y sin perder un minuto montamos las bicicletas. Que hacemos con las cajas??? . . . . . . . . .
Tras dos noches sin dormir, Indonesia nos recibe con un buen susto. De madrugada la habitación es una batidora. Por instinto salimos corriendo a la calle. Todo queda en un susto, un "pequeñoseísmo de 5,8 en la escala Ritcher será nuestra bienvenida.
Bali es una de las mecas del surf y como no podía ser de otra manera, no desaprovechamos la ocasión:

Ahí va la Aurora con un tubo de izquierdas...



Sumba 




Estación de servicio. Litro de bencin 5000 rupias.



Primera noche sin hotel. Al menos tenemos mosquitera y esterilla.
Por no desandar lo andado, decidimos esperar al bus. A pesar de que insisten en que nos hacen un hueco, preferimos la comodidad de las bicicletas y continuamos pedaleando.



Para saltar de Sumba a Flores, lo que parecía un crucero de lujo acabo en una pesadilla.

Adelante video.

video

Flores

Según nuestra guía, "para pedalear por la Isla de Flores se necesitan piernas y mente de acero". No sabemos si somos masocas o tontos, pero poder.... se puede.
Y al final no fue para tanto.
Cráteres del Kelimotu.











Siempre encontramos un lugar para dormir o avituallarnos.

Indonesia cuenta con distintos puntos donde practicar surf. No siempre es necesario la mejor tabla para pillar olas.
Surf team of Borong.

Por los rasgos de la gente, a veces, no sabemos muy bien donde estamos.
En teoría, la temporada de lluvias no ha llegado, pero tras 20 horas de diluvio, los ríos bajan a rebosar y las carreteras se encuentran impracticables.
Al mal tiempo, buena cara.










En la isla de Flores no existe un solo kilómetro recto ni plano.
Una fría mañana de 30 grados.


Bahía de Labuan Bajo.


Después de unas jornadas de duro pedaleo, unos días de descanso y de playita.



En Komodo a las lagartijas les llaman dragones.


Sumbawa
Dejamos atrás la isla de Flores y cruzamos a la de Sumbawa. No disponemos de suficiente tiempo para recorrerla en bici al completo, pues nuestros amigos nos esperan en Lombok.












Lombok

Nuestros amigos acuden puntuales a la cita. A partir de ahora conformaremos un nutrido pelotón.
De izquierda a derecha: Jokin, Aitor, Eddy, Marta y Javier. Tras faenar toda la noche en sus frágiles embarcaciones, los pescadores izan las velas con las primeras luces del alba y ponen rumbo a la playa...

y tras ayudarse en la tarea de sacar las rudimentarias embarcaciones del agua...


se disponen a vender los frutos de una noche de trabajo.




Indonesia cuenta con numerosos volcanes. Pero uno de los más espectaculares es el Rinjani. Durante tres jornadas, cambiaremos bicis por mochilas, y en compañía de un guía y varios porteadores, nos vamos de excursión.




Tras dejar el campamento de noche, llegamos a la cima del Rinjani con los primeros rayos del sol. Estos proyectan la sombra de la montaña sobre el horizonte.
Puede que Usain Bolt posea el récord mundial de velocidad, pero lo que no sabe es que nuestro amigo Suya cuenta con el mejor registro en altura. Y si no que vea el siguiente vídeo:

video



video






Después de unas cuantas horas caminando no esta de más un bañito, y si es en aguas termales... mejor que mejor.

Tras tres días caminando por la montaña, nuestros cuerpos piden calma y que mejor lugar que las paradisiacas islas Gilis para descansar.

Las islas ofrecen buenos lugares donde bucear, pero lo que no contábamos era con avistar el ágil pingüino tropical:
video









Dejad que las niñas se acerquen a él.



Aunque normalmente las carreteras se encontraban en perfecto estado, en ocasiones...

En el sur de Lombok, la población local aprovecha la marea baja para faenar en el arrecife. Recolectando algas, erizos... o pescando.

Los más jóvenes ayudan como pueden.






Bali
Cada isla un mundo y cada mundo un dios al que adorar. Si en Flores eran cristianos, en Sumbawa y Lombok musulmanes, aquí en Bali la población es mayormente hinduista.












Haciendo gala de la enorme actividad volcánica de indonesia, el Gunung Batur nos muestra los diferentes cráteres de sus recientes erupciones.


















Este de Java














La isla de Java es uno de los lugares más poblados de la tierra. Aún así, existen lugares tranquilos para visitar.

Nos acercamos hasta el inhóspito cráter del Ijen, donde algunos hombres viven (o dejan la vida) en la extracción de azufre.



Tras descender hasta el fondo del irrespirable cráter, arrancan pedazos de azufre, que posteriormente acarrean en pesadas cargas. Una ardua tarea recompensada con 600 rupias por kilogramo (unos 5 céntimos de euro).











El este de Java, al igual que sus vecinas islas posee numerosos volcanes. Uno de los más espectaculares y por tanto más visitados es el Bromo.

Pero el acceso no es muy complicado, lo que lleva a centenares de turistas locales a visitarlo diariamente.










De nuevo Bali












Camino de Ubud, la carretera principal soporta demasiado tráfico. Por lo que buscamos la alternativa en forma de estrechos senderos, puentes colgantes...



















En la isla de Bali parece que todos los días es fiesta. Siempre hay algún motivo para llevar ofrendas a cualquiera de los innumerables templos.





Nos quedan pocos días de viaje, por lo que en una pequeña embarcación cruzamos a la tranquila islita de Lembongan.

Aparte del turismo, la población local vive volcada en la recolección de algas marinas.



Hombres y mujeres se pasan el día recolectando, transportando, secando, y posteriormente volviendo a colocar las algas en el mar.